Sin duda, la mejor herramienta tecnológica para vigilancia periférica es el CCTV o sistema de circuito cerrado. En este se conectan cámaras de seguridad que permiten hacer un monitoreo en vivo de un área en específico, así como también hacer una grabación de alteraciones o incidencias en las instalaciones exteriores o interiores.

Las tecnologías de seguridad privada están en constante desarrollo, y los equipos de video se han mejorado de forma exponencial en los últimos años. Hoy en día, existe infinidad de posibilidades para transmitir, grabar y documentar imágenes en alta definición. Y no solo eso: también podemos verlo a través de aplicaciones en nuestros dispositivos móviles, lo cual es realmente un avance tecnológico que hace algunos años parecería sacado de la ciencia ficción.

La posibilidad de saber qué pasa adentro y afuera de un inmueble, las 24 horas del día, es gracias a la super alta calidad de imagen que cuentan las videocámaras de seguridad en la actualidad. No importa el clima o la cantidad de luz, la obtención de video es 100% segura.

Si bien es cierto que las cámaras de seguridad reducen la actividad delictiva, se debe tomar en cuenta una planificación de la instalación del equipo, así como los planes de emergencia ante los eventos.