Debido a los altos índices de inseguridad que se sufren en México, sus habitantes han tenido que buscar alternativas de seguridad, contratando empresas y personas con los conocimientos en servicios de seguridad privada, como vigilancia, protección, custodia de personas, establecimientos, valores, etc.

Las empresas de seguridad privada son en realidad proveedores de servicios dedicados a proteger personas, bienes e infraestructuras, minimizando los riesgos de intrusión o robo. Los intereses protegidos son de naturaleza privada, como: hogares, edificios, almacenes, terrenos, etc.

Los servicios contratados en específico pueden ser: protección de mercancías o bienes, control de acceso a propiedades con guardias de seguridad, investigaciones relacionadas a intereses privados, escoltas para protección de personas, y la instalación de sistemas de vigilancia o sistemas de alarma.  

Cabe mencionar que, al no ser un servicio prestado por el gobierno local, no tiene los mismos poderes o jurisdicciones. Sin embargo, las autoridades otorgan licencias correspondientes a las compañías que ofrecen estos servicios de seguridad privada, así como a sus empleados.