Como primeros auxilios se entiende, que son una serie de acciones y técnicas que son aplicadas de manera inmediata a una persona herida, en el lugar del accidente, para aliviar el dolor o evitar que sus lesiones empeoren. Esto se realiza antes de que llegue personal médico profesional o que pueda ser trasladado a un hospital.

Hay una serie de cursos que se deben tomar para cumplir con los principios básicos de los primeros auxilios. También, lo recomendable es disponer de un botiquín con lo necesario, en una ubicación visible en casa o en el lugar de trabajo. El saber cómo actuar en caso de una emergencia es de vital importancia para mantener a salvo al paciente y estabilizar sus lesiones hasta que llegue la ayuda profesional.

A continuación, enlistamos los fundamentos de los primeros auxilios (PAS):

+ Evaluar la situación (Proteger). Se hace una inspección del lugar en donde se accidentó el paciente, para reconocer las situaciones o elementos que pueden lesionar nuevamente o empeorar su estado físico.

+ Avisar a servicios de emergencia (Alertar). En la mayoría de los países, el número habilitado para reportar emergencias es el 911. Mientras llega la ayuda profesional se debe tranquilizar al paciente. Es importante mantener la calma y transmitirla de manera eficiente para aminorar el estrés.  

+ Aplicar las técnicas de primeros auxilios (Socorrer). Lo primero es examinar al paciente, reconociendo sus estados de consciencia, pulso y respiración. Esto es vital en casos graves y el tomar nota, ayudará al personal certificado a tomar acción en las técnicas de salvamento. En caso necesario, se debe actuar cuando el paciente no respira, o no tiene pulso.